Sunday, September 4, 2016

SI ELOHIM ESTA CONMIGO, ¿ QUIEN CONTRA MI.?


***Dios es mi luz y mi salvación. Salmo 27.

***Elohim  es luz,  porque  disipa toda la oscuridad y la maldad de nuestras  vidas.
***Elohim es salvación,  porque   nos protege contra todo enemigo y es fuente de victoria.
***Elohim  es mi fortaleza,  porque es mi roca, es mi refugio y es la morada en tiempos de dificultad y de paz.
Amen.

Hay un Salmo , el 27 que nos da confianza ante los momentos de tribulación y desasosiego que esta vida pudiera presentarnos.  Todos sabemos que la vida no es fácil, que hay momentos difíciles y momentos complicados,  que hay momentos de abundancia y momentos de escases.



  La Toráh nos dice al respecto que actuemos con sabiduría y prudencia, con fe y con perseverancia y sobre todo que cumplamos con Elohim, Dios de los ejércitos y de las soluciones.    El Salmo 27 es para acudir ante Dios en momentos difíciles precisamente.  Pablo dijo en momentos en que muchos por temor a los romanos o por miedo a sus propias creencias se apartaba del Señor,  Yeshua estará con nosotros:  “Si Elohim está con nosotros quién está contra nosotros”.  Romanos 8.

Muchas veces  nosotros encontrándonos perdidos o muy confrontados con la justicia con la familia, con el destino, con deudas económicas,  por la muerte de seres queridos, sentimos que nuestra vida se acaba, que no vale nada y está sin sentido.    El Salmo 27 es una esperanza en Dios ante tanto temor a quedar desamparados, es sentir que perdemos  todas las esperanzas terrenales y humanas.  Y es precisamente este Salmo el que nos llega oportunamente para encontrarnos con el altísimo, con Elohim de los ejércitos,  que todo lo puede,  incluso renovar nuestra fe y sacarnos de difíciles situaciones en que nos hemos sumergido bien sea por culpa nuestra o de los  seres humanos.   Es una plegaria, es un canto a la fe y a la confianza en Elohim, es postrase ante su poder y solicitarle ayuda,  es apoyarnos ante él.

Sin duda, que Elohim nos dará apoyo,  siempre y cuando le busquemos con fe y devoción,  con humildad  y respeto,  entendiendo que él es el único que puede resolver todo lo que se proponga.

Pero veamos parte del Salmo 27.     “ Elohim es mi luz y mi salvación,  si él es mi luz y salvación a quién temeré.   Elohim es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar?   Cuando me acosen los malvados ellos tropiezan y caen.  Si un ejército viene en mi contra  que mi corazón no tiemble aunque  hagan guerra contra mi  permaneceré tranquilo  pues  Elohim está conmigo y solo le pido a Dios nuestro Elohim que me permita habitar en su morada y me de protección todos los días de mi vida para  poder gozar de su dulzura y adorarle.

El Salmo 27 es una oda,  un canto y una melodía que nos da Elohim a través de la Torah,  para que tengamos confianza en El.   Porque el  que cree en Elohim y le cumple,  entra en su legado airoso y triunfal, en su plano celestial y bendito,  es una gloriosa verdad  de la acción liberadora que nos proporciona  Elohim, a nosotros para que veamos el contenido final de su grandeza y benevolencia.   Y es confiar en El  y apartar el miedo  la ausencia del miedo como  acción liberadora de Dios  para con todos nosotros.

  El Salmo nos dice no tengamos miedo  y se refiere a que confiemos en Elohim , que él no nos desamparará.   Y su plegaria encierra paz,  alegría y también seguridad.     El Salmo 27 nos dice que Elohim está con nosotros,  que su presencia divina nos ilumina y nos protege.

 Por supuesto existen personas que nunca han experimentado un acercamiento con Dios porque nunca le han solicitado su apoyo o simplemente creen que ellos pueden resolver sus propios problemas pero cuando les llega la hora de la dificultad, de la soledad y la tribulación acuden a todo tipo de salvación y allí está Elohim presto a ayudar porque es el  único que salva,  que ayuda y que resuelve y allí para los incrédulos comienza el largo  peregrinar con Dios,  con su fe, con su grandeza, con su  luz y su salvación,  como dice el Salmo 27, porque Dios es  la verdadera defensa de nuestra vida.

 Nos encontramos frente a uno de los Salmos más  leídos por la humanidad y más reverenciados,   el que tiene problemas solicita a Dios y ora para recibir su ayuda y misericordia.  Es una declaración de fe, de seguridad y la otra es una actitud de confianza,  sabiendo que si está con Dios que todo lo puede,  encontrará salidas a sus problemas,  porque Dios no lo desamparará.

El salmista encuentra  entonces  una posibilidad de salvación y de confianza ante sus dificultades como dice el apóstol Pablo -concentremos nuestra mente en cosas positivas en lo bueno y amable porque Elohim es amor, es misericordia y es salvación-  y son verdades que debemos mantener siempre en nosotros y declararlas diariamente.

El Salmo 27 es un canto a la confianza,  a la salvación, a la fortaleza, a tener plena disposición del poder de Dios Todopoderoso, es una plegaria a su misericordia, a su ayuda, a su socorro.  Es altamente oportuno y necesario este Salmo, está plegaria a su misericordia, a su ayuda y apoyo.

Muchos en momentos difíciles acuden al Salmo 27 porque además de poner toda la  confianza en Elohim  para que no los  abandone en los momentos  difíciles también es una manera de acercarse a su poder misericordioso.    Se dice  y algunos  cristianos  y  especialistas en la palabra afirman que Yeshua recitó este Salmo durante su vida y pasión ante todos los apóstoles.   Y  es que Elohim es un estado de amor sin límite,  que demuestra con sus acciones cada vez que los seres humanos se postran ante el  pidiéndole ayuda,  porque es un Dios que camina continuamente con nosotros a nuestro lado y en todo momento:  “Aunque camine por valles oscuros nada temeré porque tu mi Elohim estás conmigo”.

Prosigue diciendo el Salmo 27:  “Elohim me protegerá bajo su sombra el día del peligro.  Me pondrá a salvo como sobre una roca y así podré ofrecer plegarias a su nombre y aclamarlo y cantar y tocar en su nombre.  Escúchame ¡Oh! Elohim que te llamo, ten piedad, respondeme, mi corazón me dice:  Busca la presencia de Dios y yo digo Tu rostro buscaré señor.  No me escondas tu rostro, no te escondas de mi.  No rechaces con ira a tu ciervo que tú eres mi auxilio.   No me deseches, no me abandones,  Elohim de mi salvación.  Si mi padre y mi madre me abandonan Elohim me recogerá.    Enseñame el buen camino porque tengo enemigos.    No me entregues a la saña de mis adversarios.  Espero gozar de la dicha del señor en el país de la vida.  Ten confianza y espera a Elohim.    Se valiente,    ten valor y ten confianza en   Elohim.   Gloria infinita.

 Podemos concluir este artículo afirmando que el salmo 27 es una relación dual, entre Elohim y  uno mismo,  estamos hablando  con él, solicitando su ayuda, pidiéndole misericordia ante los problemas.  Es confiar en él y aguardar por él.

    El Salmo nos dice igualmente que tengamos fe, que no nos abandonará,  que aguardemos lo solicitado porque él nos ayudará,  no será una ayuda inmediata pero llegará,  que confiemos,  porque vendrá en nuestro apoyo,  el actuará en su debido momento porque el tiempo de Dios es perfecto.     El no es indiferente y estemos seguros que el acudirá en nuestra ayuda,  él no se paraliza,  él nos dice “confía en mi” y esta ayuda la percibimos desde el comienzo del Salmo 27 cuando nos habla de confianza,  de victoria, de fe, y esa confianza debemos mantenerla siempre, porque acudirá y se dará la relación Dios-hombre,    - porque Elohim es un Dios de Luz,  es un Dios Santo y piadoso, lleno de amor, incluso  su disgusto así pequemos, así hayamos cometido errores y seamos culpables, él no tendrá ese disgusto para siempre contra nosotros,  será  momentáneo,  porque Elohim es amor, es compasión, es misericordia, es bondad, es salvación  y es también perdón.

Orlando Ruiz © 2016

No comments:

Post a Comment

New Torah Software

New Torah Software
Learn and Study the 613 Mitzvot

Cryptopay.me

Siteprice.org

Website Worth Calculatorsiteprice.org domain valuewebsite worth domain value